martes, 22 de marzo de 2016

Ella

Ella lagrimeaba sin cuencas,

Golpeaba con su mano gélida
el sacral contorno del amor falso.

Ella gritaba en silencio,

buscando con la razón los desperfectos,
acariciando los arreglos,
azotando el arte desmayado
que esconde una sonrisa sin fondo.

Ella prolongaba el diálogo,

ayudándome a mudar las pieles,
haciéndose cómplice del vértice
que custodia mi sombra,
aprendiendo a creer en el empeño
de que al comprender se puede tener más control,
de que se puede destripar la ley al caos
y dar vida a la madera.

Ella esperaba con esperanza,

resistiéndose a ver que la perfecta magia
de sus pueriles dedos
se atiene solo a los límites de si misma,
que está indefensa,
que no puede provocar lo que escapó
de sus más tiernas reservas de anhelo.

Ella se partía,

pero fingía que se doblaba a propósito para ver mejor.
Su angustia fungía escondida
en una eterna moratoria sin revelación.

Ella amparaba mis pequeñas muestras,
las unía bajo el frío de un puzzle de engaños,
se arropaba en un repertorio de harapos
de olor a ceniza,
sin carne,
sin respiración.

Ella fingía que no tenía fe absoluta,
en los anulables dictámenes del corazón
y sus condicionales.

12 de Marzo de 2016





No hay comentarios:

Publicar un comentario