sábado, 5 de noviembre de 2016

La misión

La misión está entre los entresijos
de nuestras neuronas.

La misión adviene de la dialéctica
entre el placer y el dolor.

La misión revela el aroma de los pasos
y acompasa en un solo movimiento,
sin pensamiento, todos los trazos
que componen un gesto.

La misión se nutre de lo que se sabe;
de lo que se inspira; se impulsa;
de lo que te harta; te añora;
te agobia; adoras y te escandila.

La misión es el culmen manifestado de ver
que toda pieza encaja en el tablero,
aunque se trate
de una alucinación pasajera
o un palmetazo en los sueños
que no llega a desvelarte.

La misión es fe,
fe que reactiva lo que creías olvidado,
fe de hojas que arropan al tronco,
fe que renace cada vez que muere,
fe que narra el continuo sentido
de lo renovado.

2 Noviembre 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario